Lo Ultimo |

Nunca le des de comer esto a tu gato

Si en tu casa tienes un gato, debes saber que hay ciertos alimentos que jamás puedes darle. Sigue leyendo para enterarte de cuáles son.

Si bien hay gatos de todo tipo, muchos de ellos padecen ciertas enfermedades que le impiden comer determinados alimentos. Tele Bajo Cero te contará aquí el tipo de alimentación prohibida en general, aunque siempre debes tener en cuenta si tu gato sufre algún otro problema.

https://www.consumer.es/wp-content/uploads/2019/07/img_gatos-alimentos-alimentar-cuantas-veces-comen-gatos-al-dia-latas-piensos-veterinarios-mascotas-1280x720.jpg
https://www.consumer.es/wp-content/uploads/2019/07/img_gatos-alimentos-alimentar-cuantas-veces-comen-gatos-al-dia-latas-piensos-veterinarios-mascotas-1280x720.jpg Fuente: consumer.es / Nunca le des de comer esto a tu gato

Nunca le des de comer esto a tu gato

Cebolla o ajo: ambas verduras pueden afectar a los glóbulos rojos del gato, causándole malestares estomacales y hasta anemia.

Huesos o espinas: los más filosos y quebradizos pueden provocar úlceras y perforar distintos órganos de los gatos.

Helado o cremas con azúcar: la grasa y el azúcar pueden afectar al páncreas y que el gato desarrolle una pancreatitis o diabetes, lo que genera mucha dependencia.

Productos lácteos: aunque sea habitual ver a gatos tomando leche, no está bien darles eso. Ni leche de vaca ni vegetal, ya que ambas contienen fructosa. Los gatos adultos, sobre todo, para su alimentación ya dejan de producir lactasa, por lo que les será más difícil digerir los lácteos y pueden tener vómitos y diarrea.

Carne o pescado cruda: cuando están bien cocinados son muy ricos, pero crudos le pueden hacer muy mal a tu gato, debido a algunas bacterias que provocan salmonelosis y parásitos como toxoplasma, anisakis y tiaminasas, que puede destruir la vitamina B1 del gato.

Café, té o bebidas energizantes: la cafeína hace que tu mascota se agite y pueda tener espasmos pulmonares o palpitaciones

Uvas, pasas o frutos secos: pueden causar fallas renales y trastornos digestivos, provocando vómitos, diarrea, anorexia o sangre en las heces

Comida para perros: sí, nadie elegiría darle comida para perros a un gato, pero quizá tienes ambos animales en tu casa, te quedaste sin comida para el felino y no te queda otra. Bueno, no es una gran idea, ya que el alimento para perros no tiene ciertos nutrientes que necesita tu gato.

Aguacate: además de mucha grasa, este alimento posee persin, una sustancia venenosa para tu felino.

Chocolate: la teabromina, que está en el chocolate, puede causarle a tu gato náuseas, taquicardias, vómitos, diarreas, convulsiones y temblores.

Cítricos: el compuesto llamado psoraleno, que contienen las naranjas, los limones, los pomelos, entre otras frutas cítricas, le hace muy mal a la alimentación de los mininos y puede causarles vómitos.

Alcohol: quizá en el medio de una borrachera decidas que tu gato te acompañe con un poco de alcohol, pero no lo hagas. El etanol que contienen estas bebidas puede afectar al sistema nervioso del felino y provocarle vómitos, diarrea, excitación o desorientación.

¡No le des esto a tu gato! | ¿Pero no se supone que eran carnívoros?

¿Tú tienes un gato? Más allá de estos consejos, siempre debes consultar primero con tu veterinario para verificar la alimentación de tu mascota.